Indefension una estrategia e imposicion de la corona británica y el poder financiero y geopolitico mundial para saquear a la Argentina.

Las Fuerzas Armadas ya son incapaces de defender el territorio nacional.

En casi todos los países del mundo,  las fuerzas armadas constituyen un elemento principal de la nacionalidad. Y no es para menos ya que tienen el deber de defender la soberanía. Lamentablemente para la Argentina, desde que el kirchnerismo asumió el poder en 2003, se profundizó el proceso de destrucción de esta institución, a través de un permanente ahogo presupuestario, la falta de inversiones y una excesiva injerencia política en un ámbito que debería ser absolutamente profesional.

En su obra ‘Los Tratados de Paz por la Guerra de Malvinas’, el Dr. Julio Gonzalez, dice: -‘El objeto de la guerra por parte de la Gran Bretaña, no fue solamente volver a tomar el archipiélago de Malvinas, sino el control exclusivo del Atlántico Sudoccidental. Este control no era únicamente sobre el mar, sino sobre sus riquezas económicas:  pesca y petróleo’.

Así, la usurpación británica de las Islas Malvinas, de origen, carácter y mantenimiento militar, muestra otras de sus facetas: la explotación de bienes económicos que pertenecen a la República Argentina, y por ende a su pueblo.

Esos bienes económicos son las riquezas naturales que se hallan en el área terrestre y el espacio marítimo, sean en superficie o en profundidad.

Según las oportunidades de su explotación, estas riquezas pueden ser potenciales o efectivas.

Dentro de la explotación potencial, en este momento, se encuentran los hidrocarburos y los minerales.

Dentro de la explotación efectiva, la ganadería ovina, las algas, el krill, y la pesca.

Precisamente es ésta última, la pesca, la que ha recobrado notoriedad, con motivo de recientes actitudes británicas sobre la concesión de permisos.

En los nefastos Tratados de Madrid y Londres de 1989-1990, la pesca ha sido uno de los elementos especialmente considerados, bajo el pretexto de la ‘cooperación y conservación de los recursos pesqueros del área’, arrancando con la Declaración Conjunta sobre Conservación de Recursos Pesqueros, de Noviembre 1990 y continuando a partir de  la 1era. Reunión de la Comisión de Pesca del Atlántico Sur, en Mayo de 1991.

Ello llevó al Dr. González, que es un prestigioso estudioso del tema de estos Tratados, a decir en su obra ya citada: -‘ Gran Bretaña ejerce el control de pesca [stock y flotas] en toda la zona comprendida entre los paralelos 45 y 60. Así el control de la ictiología del Atlántico Sur lo tienen los ingleses que, para no aparecer dentro de la comunidad internacional como exclusivos con estas ventajas, aparecen ‘compartiéndolas’ con la República Argentina, un país quebrado económicamente, arrasado, y  devastado’.

En la 2da. Reunión de la Comisión de Pesca del Atlántico Sur, en Londres, Diciembre 1991, se trató la investigación científica, según surge en la declaración correspondiente.

Esto llevó al citado autor a otra consideración: -‘ Esta declaración, como otras similares, es paradojal. Los Tratados de Paz por la Guerra de Malvinas sirvieron para que Gran Bretaña tuviese el control de la pesca en el Atlántico Sur y que además los científicos argentinos le aportasen sus conocimientos y auxilios técnicos para incrementar su dominio y control pesquero’.

Por otra parte, la pesca ha servido a Gran Bretaña, bajo la modalidad del cobro de licencias, para solucionar uno de sus problemas de sostenimiento de la usurpación militar: el aspecto financiero.

Finalizada la guerra de 1982, ya la Comisión Shackleton aconsejaba el incremento de la pesca como forma de solventar los gastos.

Por medio de su conocida estrategia de aproximación indirecta, Gran Bretaña estableció en 1986 una Zona Interina de Control y Administración Pesquera.

Una característica importante sobre las especies ictícolas de mayor valor es la de sus procesos migratorios, que precisamente se dan desde la proximidad de las costas argentinas continentales, para dirigirse luego rumbo Este hacia aguas al norte de Malvinas.

Siempre con la traición que sistemáticamente ejercen los gobiernos “democráticos”,ante un pueblo indiferente que año tras año decae en todos los ordenes a nivel mundial,y que a perdido todo sentido aún el de la pertenencia como si este territorio no fuera suyo.Esto ante Dios y la historia se paga muy caro y la Argentina no esta libre de que la historia se repita.


Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s