AMIA – NISMAN. La alianza Mossad-Buitres y la creación de psicosis en los judíos argentinos,Las polémicas “bodegas de bebés” en Israel

UN INFORME PARA OBSERVAR

AMIA – NISMAN. La alianza Mossad-Buitres y la creación de psicosis en los judíos argentinos

JAMES PETRAS / GLOBAL RESEARCH (Traducción: Montserrat Mestre)Un reciente artículo

de Jorge Elbaum, ex director ejecutivo de la DAIA (Delegación de Asociaciones Israelitas Argentinas), y uno de los autores del revciente Llamamiento a los argentinos de origen judío, publicado en el diario Página 12de Buenos Aires, ofrece un relato detallado de los vínculos dañinos entre el estado de Israel, los especuladores estadounidenses de Wall Street y los sionistas argentinos de dentro y fuera. Elbaum describe cómo han dirigido sus esfuerzos especialmente hacia la desestabilización del gobierno de centro-izquierda de la presidenta Cristina Fernández, asegurando al mismo tiempo ganancias exorbitantes para un sionista especulador de Wall Street, Paul Singer, de Elliott Management, así como un debilitamiento de una investigación conjunta iraní-argentina del atentado terrorista del Centro Comunitario Judío de Buenos Aires en 1994.El artículo de Elbaum fue escrito en respuesta a la muerte de Alberto Nisman, un fanático sionista y fiscal jefe en la investigación del atentado terrorista desde hace más de 20 años.

Los serios problemas planteados por el uso político y la grosera manipulación del horrible atentado con bomba del Centro de la Comunidad Judía de Argentina, muestra cómo Tel Aviv – y sus activos políticos en la Argentina y EEUU- promueven aún más los esfuerzos de Israel en Oriente Medio, por aislar y demonizar a Irán. Esto es especialmente grave desde dos aspectos que este artículo pretende dar a conocer.

En primer lugar, la tentativa de Israel de desviar la investigación argentina mediante la participación de algunos de sus poderosos agentes de Wall Street y de los influyentes grupos de presión pro-israelíes (como la Liga Anti-Difamación, AIPAC, entre otros). Su propósito era fabricar “pruebas” con el fin de implicar a Irán en el delito y de manipular sus agentes influyentes en Argentina, en este caso, el fiscal jefe Nisman y muchos de los dirigentes de la DAIA, que acusan al gobierno argentino de complicidad en un ‘encubrimiento a Irán’.

La segunda cuestión, planteada por la intervención de Israel en la investigación de Argentina sobre el atentado, tiene implicaciones más amplias y más profundas: Cómo promueve Israel sus objetivos de política exterior en varios países, con la preparación y manipulación de influyentes funcionarios judíos locales y organizaciones comunitarias judías. Esto fomenta la meta de Tel Aviv de hegemonía regional y expansión territorial. En otras palabras, el alcance político israelí se extiende mucho más allá de Oriente Medio y es global, operando sin ninguna consideración de los peligros que inflige a los judos de los países afectados. Para ello, Israel ha estado creando una red mundial de judíos, a los que insta a poner en entredicho su lealtad a la organización política de sus países de nacimiento, donde han residido durante generaciones.

El impacto nefasto que la intervención de Israel tiene sobre la soberanía de los países destinatarios de su política, representa un peligro para ciudadanos judíos inocentes y leales que no están actuando como agentes de Tel Aviv.

Por estas razones, es importante analizar críticamente las características específicas de la peligrosa intromisión de Israel en Argentina.

La Crisis del Sistema de Justicia de la Nación: Delitos terroristas sin resolver e Intervención israelí

Después del atentado antisemita contra el Centro Comunitario Judío en Buenos Aires, el sistema judicial y jurídico argentino estropéo la investigación, en la que colaboraron el FBI y el Mossad. El entonces presidente de Argentina Carlos Menem era un neoliberal partidario ferviente e incondicional de la política exterior estadounidense y firme partidario de Israel. Su régimen estaba todavía infestado de policías de alto rango, militares y funcionarios de inteligencia profundamente implicados en la sangrienta dictadura militar (1976-1983) durante el cual fueron asesinados 30.000 ciudadanos argentinos.

Entre las víctimas de esa “guerra sucia” hubo cientos de judíos argentinos, activistas, intelectuales y militantes que fueron torturados y asesinados entre burlas antisemitas de sus asesinos militares y policiales. Durante este mismo horroroso ‘pogrom’ de activistas judíos cometido en la Argentina, el Estado de Israel logró vender decenas de millones de dólares en armas a la Junta Militar, rompiendo el boicot de Estados Unidos y la UE. Curiosamente, los líderes conservadores de la DAIA y la AMIA (Asociación Mutual Israelita Argentina) no pudieron defender la vida de los activistas y militantes judíos. Después de asistir a reuniones con la Junta, muchos líderes judíos conservadores desestimaron las preocupaciones de las familias de los judíos desaparecidos y torturados argentinos, diciendo: ‘Deben haber hecho algo …’

La fallida investigación sobre el atentado de 1994 incluyó la detención de derechistas, dirigentes policiales, que fueron liberados más tarde y la misteriosa pérdida de pruebas forenses vitales.
Las acusaciones contra varios regímenes y organizaciones extranjeras cambiaron de acuerdo a las necesidades políticas de los EEUU y de Israel.

En primer lugar, se atribuyó la responsabilidad al grupo libanés Hezbollah, principal adversario militar de Israel durante su ocupación sangrienta del sur del Líbano en 1990.
Unos años más tarde, se acusó al presidente iraquí Saddam Hussein, antes de la invasión estadounidense de Irak, respaldada por Israel. A continuación, sacaron a relucir a los palestinos, seguidos por las fuerzas de inteligencia baazistas de Siria.

Después de la destrucción total de Irak por EEUU y la “coalición” y el declive de los estados árabes influyentes en Oriente Medio, los israelíes han asentado a Irán como el “principal sospechoso”, coincidiendo con el ascenso de Teherán como potencia regional en desafío a la hegemonía de EEUU y de Israel.

Con el colapso de 2001 en Argentina, del régimen neoliberal cleptocrático pro estadounidense y en medio de una grave depresión económica, se produjo un levantamiento popular y la posterior elección del presidente Kirchner, que llevó a un gobierno de centroizquierda al poder.

El nuevo gobierno dejó de pagar la deuda externa ilegal, fue responsable de la recuperación económica de Argentina, aumentó el gasto social, y estabilizó la economía. Kirchner también promovió una mayor independencia en la política exterior y trató de mejorar las relaciones de Buenos Aires con Israel con la reapertura de la investigación sobre el atentado y nombrando a Alberto Nisman, como fiscal jefe.

Nisman, el Mossad y la conexión de la Embajada de EE.UU.

En su artículo, ‘Buitres, Nisman, la DAIA: La Ruta del Dinero “(Página 12, 18/04/15), Jorge Elbaum, señala que el fiscal jefe Alberto Nisman, abrió una cuenta bancaria secreta en Nueva York. Como dijo Elbaum a figuras prominentes de la comunidad judía de Argentina, la campaña de Nisman para desacreditar a la comisión de investigación conjunta del gobierno con Irán y demonizar al gobierno argentino fue financiada, al menos en parte, por la cabeza del fondo buitre de Nueva York, Paul Singer, que se preparó para obtener cientos de millones en ganancias.

De acuerdo a los documentos, citados por Elbaum, personal de la embajada de EEUU y líderes estadounidenses de organizaciones sionistas, incluyendo la Fundación para la Defensa de las Democracias, dirigido por Mark Dubowitz, así como Abe Foxman de la Liga Anti-Difamación, alimentaron a Nisman con pruebas fabricadas y corrigieron – con numerosos defectos de fondo y gramaticales – su informe que pretendía “demostrar” el encubrimiento de Argentina del papel de Irán en el atentado de 1994. Sin embargo, los expertos forenses y legales de Argentina han determinado que las afirmaciones de Nisman carecen de toda base legal o credibilidad.

La totalidad de la “Operación Nisman “parece haber sido orquestada por Israel con el objetivo de aislar a Irán a través de pruebas fabricadas que se supone “ prueban” su papel en el atentado de 1994. El reclutamiento de Nisman, como agente israelí clave, fue central en la estrategia de Israel de usar la DAIA y otras organizaciones judías argentina para atacar el memo argentino-Irán de entendimiento respecto a la investigación del atentado. Israel empujó organizaciones estadounidenses sionistas para intensificar su intervención en la política argentina a través de sus redes con las organizaciones argentino-judías.

El especulador de fondos buitre, Paul Singer, que había comprado la deuda argentina en default a centavos del dólar, exigía el pago total a través de tribunales de Nueva York simpatizantes con su demanda. Singer había financiado un grupo de trabajo especial de especuladores sobre Argentina uniendo fuerzas con Israel, Estados Unidos, organizaciones sionistas y Alberto Nisman, con el fin de manipular la investigación de Argentina y asegurarse sustanciosas ganacias.. Por lo tanto Nisman se convirtió en un “instrumento fundamental” para la estrategia militar regional de Israel hacia Irán; para la estrategia del especulador Singer en Nueva York para hacerse con miles de millones de dólares y para la campaña de desestabilización de la derecha argentina del gobierno de centro-izquierda de Fernández de Kirschner..

Al actuar principalmente en interés de Israel y los sionistas estadounidenses, Nisman sacrificó el deseo de la comunidad argentino-judía de una investigación seria, veraz, sobre el atentado que pudiera conducir a la identificación y condena de los responsables. Por otra parte, Nisman al comprometerse a sí mismo por ser una herramienta para la política exterior de Israel en contra del interés del gobierno argentino, que él había jurado servir, puso en peligro la situación de la comunidad judío- argentina entre los argentinos en general al plantear dudas sobre su lealtad a su país natal.

Afortunadamente, la Argentina tiene prominentes líderes judíos que se ven a sí mismos como ciudadanos argentinos ante todo, incluyendo personalidades como el ministro de Relaciones Exteriores, Héctor Timmerman que propuso la investigación conjunta con Irán, así como el ex Director Ejecutivo de la DAIA, Jorge Elbaum que han jugado un papel importante denunciando la intervención de Israel en la política argentina. Son ciudadanos como Elbaum, los que han descubierto el papel del gobierno israelí en el reclutamiento y la manipulación de líderes locales argentinos-judíos para servir los intereses de política exterior de Tel Aviv.

Esto está en marcado contraste con los Estados Unidos, donde no hay ningún gran líder americano-judío que se haya atrevido a denunciar el papel de las principales organizaciones sionistas como vectores de Israel. Además, a diferencia de Argentina, donde un sector de la prensa liberal (Página 12) que ha publicado relatos críticos de las fabricaciones de Nisman y la campaña de desestabilización de Israel, los periódicos en los EEUU, tanto The New York Times, como The Wall Street Journal y The Washington Post, han continuado presentando el desacreditado informe de Nisman como una investigación seria de un valiente fiscal “mártir”.

Los medios de comunicación de Estados Unidos continúan tratando de corrupto al sistema judicial argentino y argumentando que la muerte de Nisman debe haber sido un crimen orquestado por el Estado. Al público de Estados Unidos nunca se le ha presentado el hecho de que los principales críticos del informe de Nisman y su propia conducta son prominentes judíos argentinos y que el ministro de Relaciones Exteriores de Argentina, Héctor Timmerman, organizó la comisión argentino-iraní.

Conclusión: Israel estaba dispuesto a hacer fracasar cualquier investigación seria sobre el atentado de 1994, que mató y mutiló a decenas de judíos argentinos, con el fin de promover su campaña contra Irán, lo que demuestra el grado en que el estado israelí está dispuesto a sacrificar los intereses y la seguridad de los judíos del mundo para promover su agenda militar.
Igualmente notoria es la forma en que Tel Aviv recluta judíos en el extranjero para servir a los intereses de Israel frente a los de sus propios países, convirtiéndolos en una “quinta columna”, que operan dentro y fuera de sus gobiernos. Esa inteligencia israelí, que ha sido expuesta y denunciada en el caso de Nisman, no ha impedido ni impedirá a Israel continuar con práctica de larga data, la práctica de la intromisión peligrosa. Esto es especialmente evidente en el “Israel está primero en nuestras actuaciones” de las principales organizaciones judías estadounidenses y de líderes políticos que han prometido su lealtad total a la agenda de Netanyahu en una guerra contra Irán, al sabotear el acuerdo de paz, como compró el Congreso de Estados Unidos.

Merece ser remarcado: la práctica generalizada de Israel de reclutar a ciudadanos y funcionarios judíos de otros países para servir como vehículos de las políticas de Israel tiene el potencial de fomentar una nueva y posiblemente violenta reacción, una vez que la mayoría de la población tenga conocimiento de este tipo de actividades desleales. En este sentido, Israel no representa un bastión de seguridad para los judíos del mundo, sino una amenaza manipuladora. ¿Será esa la estrategia final del estado de Israel: crear una reacción de ira contra los judíos en el extranjero y precipitar la fuga masiva a Israel desde países como Argentina, mientras que los pocos que quedan puedan ser manipulados mejor para servir a Tel Aviv?

Epílogo

Hace unos días, el 23 de abril, una multitud de varios cientos de judíos argentinos se reunieron para repudiar las pretensiones arrogantes de los líderes de la DAIA y la AMIA de que representan a todos los judíos argentinos. Este acto público en el Sindicato de Telefonistas propuso la creación de un “espacio colectivo y democrático, basado en lazos de solidaridad más allá de las conexiones comerciales”. Sería prudente que la comunidad judía en los EEUU prestara mucha atención al ejemplo de Argentina.


ONU: Veinte millones de yemeníes necesitan ayuda; murieron decenas de personas en ataques saudíes

 Las Naciones Unidas afirman que veinte millones de personas, un 78% de la población de Yemen, necesitan ayuda humanitaria urgente. Se trata de un incremento de cuatro millones con respecto a lo que se registraba apenas tres meses atrás. Los organismos de ayuda humanitaria han instado a Arabia Saudí a flexibilizar el bloqueo naval que impide la llegada de bienes básicos a Yemen. Arabia Saudí no ha entregado los 274 millones de dólares que prometió en abril al fondo de ayuda humanitaria de emergencia para Yemen de las Naciones Unidas. Mientras tanto, continúa el enfrentamiento entre rebeldes hutíes y las fuerzas rivales que cuentan con el apoyo de la coalición liderada por Arabia Saudí. El domingo, decenas de soldados aliados a los hutíes murieron en un ataque aéreo en la capital de Yemen, Saná. Arabia Saudí también derribó un misil Scud lanzado por las fuerzas hutíes a través de la frontera desde Yemen. El ataque ocurrió después de que un ataque aéreo saudí en la provincia de Saada se cobrara la vida de 50 personas, en su mayoría civiles.

Las polémicas “bodegas de bebés” en Israel
Guardería pirata en Israel
En una guardería pirata en Israel puede haber hasta 100 niños hacinados en condiciones insalubres y sin estímulo alguno, dicen las organizaciones humanitarias.

En lo que puede ser un refugio antibombas convertido en apartamentos en Tel Aviv, la capital comercial de Israel, hay un espacio oscuro, húmedo y maloliente donde suena música a todo volumen para ahogar el miserable llanto de lo que, en ocasiones, suelen ser hasta 100 menores a cargo de apenas un par de niñeras sin preparación.

Aquí, inmigrantes africanas ofrecen servicios de guardería a “precios módicos” a miles de otros africanos indocumentados que tiene que abandonar a sus hijos durante largas horas mientras se ganan el sustento trabajando.

Estas son las “bodegas de bebés”, conocidas también como “estacionamientos de niños”, llamadas así por los medios locales y organizaciones de derechos humanos que han denunciado las condiciones de hacinamiento y abandono.

Hay decenas de estos establecimientos y, a comienzos de año, en tan sólo un mes y medio, cinco bebés murieron en estas guarderías piratas.

Un grupo de beneficencia llamado Unitaf ha organizado centros de guardería y cuidado preescolar pero dicen que hay mucho más por hacer.

Sin estatus y sin derechos

Según la ONU, Israel alberga unos 53.000 refugiados africanos, la mayoría indocumentados que entraron al país por la frontera con Egipto. Según las cuentas, 36.000 son de Eritrea y 14.000 de Sudán.

Refugiados africanos en Israel
Los refugiados africanos muchas veces trabajan largas horas, en variados empleos y en sitios apartados.

Migran a este país porque es el único de la región con un alto estándar de vida al que se puede llegar caminando.

Pero Israel no los quiere allí y pocas veces les otorga asilo político, dejando a la mayoría en un estatus incierto, al margen de la sociedad.

Para ganarse la vida trabajan largas horas, en varios empleos, algunas veces en sitios muy apartados y se ven forzados a dejar a sus hijos en el cuidado de otros.

Como muchos no tienen cómo pagar guarderías autorizadas con el poco dinero que ganan, tienen que recurrir a las “bodegas” donde las niñeras no tienen preparación ni equipos necesarios para cuidar adecuadamente de los menores.

Los bebés pueden estar desde horas, hasta días y semanas seguidas en condiciones miserables.

Lea: Los riesgos de ser inmigrante ilegal en Israel

Iris Alter, trabajadora de Unitaf, una fundación que auspicia el cuidado de menores sin estatus israelí, dijo a la BBC que los niños pueden pasar horas dentro de sus cunas, en condiciones insalubres, sin equipos apropiados.

“Se puede uno imaginar el efecto adverso que pueden tener estas niñeras sobre el desarrollo mental de estas criaturas”, comenta.

Hay falta de estímulo o contacto físico, muchas veces los niños tienen sus caras pegadas a una pantalla de televisión y, como no hay suficiente atención, no hay como alimentar a todos y terminan sufriendo de mala nutrición.

“Usualmente debe haber una niñera por cada tres a seis niños y ella debe estar supervisada. Pero en estos lugares puede haber una, dos, máximo tres, encargadas de entre 20 a 50 bebés”, indica Alter.

Única alternativa

Niñera
Una o dos niñeras por guardería no pueden atender las necesidades de todos los menores.

Iris Alter resalta que en Israel no hay educación ni cuidado público para niños de temprana edad, hasta los tres años.

Los propios ciudadanos israelíes que tienen hijos pequeños y quieren salir a trabajar, tienen que encontrar una solución privada. Pero, mientras los israelíes pueden pagar por guarderías privadas o pueden contar con la ayuda de sus padres, estas comunidades inmigrantes no tienen ningún estatus y, por ende, ningún acceso a la seguridad social.

“Muchas veces el padre o la madre se queda sola porque su pareja ha sido deportada y no saben o no han aprendido cómo cuidar niños a temprana edad como se hace en Occidente”.

Las mujeres que se ofrecen para cuidar a los niños son trabajadoras migrantes, generalmente de Ghana, que tienen que buscarse la vida.

Para pagar arriendo, comer y mandar un poco de dinero a casa, tienen que hacerse cargo de muchos bebés, sin tener suficiente preparación o equipos.

“No es con una mente criminal que lo hacen o para aprovecharse de la situación. Es el resultado de la pobreza y falta de oportunidades”, asegura Alter.

Aunque se caracterizan por antihigiénicas y escuálidas, estas guarderías sin licencia no son del todo ilegales, pero no cuentan con ningún tipo de supervisión de parte de las autoridades.

No las cierran, sin embargo, porque son la única alternativa económica para las familias indocumentadas.

“Se tiene que presentar otra alternativa porque, si cierran una guardería, inmediatamente abrirían otra al día siguiente sin que nos demos cuenta dónde queda”.

Una medida que está ensayando Unitaf es invitar a las mujeres que administran a las niñeras a que transfieran sus guarderías a centros bien equipados y manejados por la municipalidad donde dan capacitación, apoyo y, mejor aún, supervisión para ayudarles a crear un mejor lugar.

Sin embargo, todavía hay mucho por hacer, mientras las “bodegas de bebés” continúan multiplicándose.


VIEJOS MÉTODOS  

El FMI pide a España que suba el IVA, ligar los salarios a la productividad y que mantenga la reforma laboral

lainformacion.com

lunes, 08/06/15 – 16:48

El FMI plantea la necesidad de aprovechar la mayor flexibilidad proporcionada por la reforma laboral de 2012.

Asimismo, el FMI recomienda retirar los obstáculos legales y regulatorios para desarrollar la negociación colectiva a nivel de empresas y el descuelgue de convenios.


    • pensa-imagen19
    • San Juan 14-6 Jesus le dijo:Yo soy el camino,y la verdad,y la vida;nadie viene al padre,sino por mi.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s