TITANPOINTE Hub espía de la NSA en Nueva York, Escondidos a plena vista,“La causa AMIA se usó como moneda de cambio”

TITANPOINTE

Hub espía de la NSA en Nueva York, Escondidos a plena vista

TOYE LO LLAMÓ Proyecto X. Fue una misión inusualmente audaz, muy sensible: la construcción de un enorme rascacielos, capaz de resistir una explosión atómica, en el centro de la ciudad de Nueva York. No tienen ventanas, 29 plantas con tres niveles de sótano, y suficiente comida para durar 1.500 personas dos semanas en el caso de una catástrofe.

Pero el propósito principal del edificio no sería proteger a los humanos de la radiación tóxica en medio de una guerra nuclear. Por el contrario, el rascacielos fortificado salvaguardaría a potentes ordenadores, cables y cajas de distribución. Sería albergar uno de los centros más importantes de telecomunicaciones en los Estados Unidos – el centro más grande del mundo para el procesamiento de llamadas telefónicas de larga distancia, operado por la Compañía Telefónica de Nueva York, una subsidiaria de AT & T.

El edificio fue diseñado por el estudio de arquitectura John Carl Warnecke & Associates, cuya gran visión era crear un centro de comunicación nervioso como una “fortaleza del siglo 20, con lanzas y flechas reemplazados por protones y neutrones que asediaban tranquilo para un ejército de máquinas dentro. ”

https://player.vimeo.com/video/191716278?title=0&byline=0&portrait=0&badge=0&color=Extracto de “Proyecto X”, un corto de Henrik Moltke y Laura Poitras, proyección en el IFC Center comenzando el 18 de noviembre Este artículo es el resultado de un proyecto conjunto entre la presentación de informes y el intercepto campo de visión.

La construcción comenzó en 1969, y para 1974, se completó el rascacielos.Hoy en día, se puede encontrar en el corazón de Manhattan por la 33 calle Thomas, una vasta torre gris de hormigón y granito que se eleva 550 pies en el horizonte de Nueva York. La estructura brutalista, siendo utilizado por AT & T y, de acuerdo con el Departamento de Finanzas de Nueva York, propiedad de la empresa, es como ningún otro en la vecindad. A diferencia de los muchos vecinos edificios residenciales y de oficinas, es imposible obtener una visión dentro de 33 Thomas Street. Fiel a los planes originales de los diseñadores, no hay ventanas y el edificio no está iluminado. Por la noche se convierte en una sombra gigante, que se mezcla en la oscuridad, sus grandes rejillas cuadradas que emite un zumbido distinto, sordo que con frecuencia es ahogada por el ruido del tráfico de paso y lamentos de sirenas.

Para muchos neoyorquinos, 33 Thomas Street – conocido como el “Long Líneas de construcción” – ha sido una fuente de misterio durante años. Se ha marcado uno de los rascacielos más extraños y emblemáticos de la ciudad, pero poca información nunca ha sido publicada acerca de su propósito.

No es raro para mantener al público en la oscuridad sobre un sitio que contiene los equipos de telecomunicaciones vitales. Pero 33 Thomas Street es diferente: Una investigación realizada por la intersección indica que el rascacielos es más que un mero punto neurálgico para las llamadas telefónicas de larga distancia. También parece ser uno de los sitios más importantes de vigilancia de la Agencia Nacional de Seguridad en suelo estadounidense – un centro de vigilancia encubierta que se utiliza para golpear ligeramente en llamadas telefónicas, faxes y datos de Internet.

alambiques-ss-1modelo temprano de la entrada de la calle 33 a Thomas como fue diseñado por John Carl Warnecke & Associates.Fotograma de “Proyecto X”

Documentos obtenidos por la intersección de la denunciante NSA Edward Snowden no nombran explícitamente 33 Thomas Street como un centro de vigilancia. Sin embargo – se toma junto con los planos arquitectónicos, registros públicos, y entrevistas con ex empleados de AT & T realizadas para este artículo – que proporcionan evidencia convincente de que el 33 Thomas Street ha servido como un sitio de vigilancia de la NSA, cuyo nombre en código TITANPOINTE.

Dentro de 33 Thomas Street hay un importante “interruptor de puerta de enlace,” internacional de acuerdo con un ex ingeniero de AT & T, que enruta las llamadas telefónicas entre los Estados Unidos y países de todo el mundo.Una serie de notas de alto secreto de la NSA sugieren que la agencia ha aprovechado estas llamadas desde un lugar seguro dentro del edificio de AT & T. El rascacielos de Manhattan parece ser una ubicación central utilizado para un controvertido programa de vigilancia de la NSA que se ha dirigido a las comunicaciones de las Naciones Unidas, el Fondo Monetario Internacional, el Banco Mundial, y al menos 38 países, incluyendo estrechos aliados de Estados Unidos como Alemania, Japón y Francia.

Desde hace tiempo se sabe que AT & T ha cooperado con la NSA en la vigilancia, pero han surgido algunos detalles sobre el papel de instalaciones específicas para llevar a cabo los programas de alto secreto. Los documentos de Snowden proporcionan nueva información sobre cómo los equipos de la NSA se ha integrado como parte de la red de AT & T en la ciudad de Nueva York, revelando un detalle sin precedentes de los métodos y la tecnología de la agencia utiliza para aspirar las comunicaciones de los sistemas de la compañía.

“Esta es una prueba más de que nuestros proveedores de servicios de comunicaciones se han convertido, ya sea voluntaria o involuntariamente, en un brazo del estado de vigilancia”, dijo Elizabeth Goitein, co-director del programa de la libertad y la seguridad nacional en el Centro Brennan para la Justicia. “La NSA es de suponer que opera bajo las autoridades que le permitan orientar los extranjeros, pero el hecho de que está tan profundamente arraigada en nuestra infraestructura de comunicaciones internas deben inclinar la gente de que los efectos de este tipo de vigilancia no pueden ser claramente limitados a los no americanos. “

La NSA se negó a hacer comentarios para esta historia.

alambiques-ss-20El FBI ocupa todo el piso 23, de 26 de Federal Plaza, visto aquí, detrás de la calle 33 a Thomas.Fotograma de “Proyecto X”

ÉL NOMBRE DE CÓDIGO TITANPOINTE cuenta con decenas de veces en los documentos de la NSA, a menudo en informes clasificados sobre las operaciones de vigilancia. La agencia utiliza los nombres de código para ocultar información que considera especialmente sensibles – por ejemplo, los nombres de las compañías que coopera con o lugares específicos donde el espionaje electrónico se lleva a cabo. Tales detalles son generalmente considerados “información excepcionalmente controlada”, una categoría más allá de alto secreto y por lo tanto fuera del alcance de la mayor parte de los documentos que Snowden fue capaz de obtener.

Secretos guías de viajes NSA, con fecha de abril de 2011 y de febrero de 2013, sin embargo, revelan información sobre TITANPOINTE que ayuda a establecer su conexión con 33 Thomas Street. La guía de 2011, escrito para ayudar a los empleados de la NSA que visitan diversas instalaciones, da a conocer que TITANPOINTE se encuentra en la ciudad de Nueva York. La guía de 2013 establece que un “socio” llamada de litio, que es el nombre código de la NSA para AT & T, supervisa las visitas al sitio.

El edificio 33 Thomas Street se encuentra casi al lado de la oficina de campo de Nueva York del FBI – a una cuadra de distancia – en la Plaza Federal. El 2011 Guía NSA instruye a los empleados que viajan a TITANPOINTE a la cabeza a la oficina de campo de Nueva York del FBI. Añade que los viajes al sitio deben ser coordinadas con AT & T (referenciados como “Lithium”) y el FBI, incluyendo un FBI “oficial de guardia sitio.”

alambiques-ss-12Intercomunicador en 33 Thomas Street.Fotograma de “Proyecto X”

Al viajar a TITANPOINTE, los empleados de la NSA se les dice que contratar a un “vehículo de cubierta” a través del FBI, especialmente si están transportando equipos al sitio. Con el fin de mantener sus verdaderas identidades en secreto durante su visita, empleados de la agencia tienen instrucciones de no usar cualquier ropa que muestra insignias o distintivos de la NSA.

A su llegada al TITANPOINTE, el 2011 Guía dice, empleados de la agencia debería hacer sonar el timbre, iniciar sesión, y esperar a una persona para venir a reunirse con ellos. La intercepción a visitado 33 Thomas Street y encontró un timbre fuera de la entrada y una hoja de registro en un escritorio en el vestíbulo del edificio, que está abierta por un guardia las 24 horas del día. También hay plazas de aparcamiento en frente del rascacielos predeterminado de “AWM”, un código de tráfico para las agencias federales .

Un artículo de 1994 del New York Times informó que el 33 Thomas Street era parte de AT & T “Red Mundial gigante e inteligente, que es el encargado de dirigir un promedio de 175 millones de llamadas telefónicas al día.” Thomas Saunders, un ex ingeniero de AT & T, dijo a la intersección que en el interior el edificio que había al menos tres “interruptores” 4ESS utilizados para enrutar las llamadas a través de redes telefónicas. “De los dos primeros, uno controla el tráfico de larga distancia nacional y el otro era un puerto internacional”, dijo Saunders, quien se retiró de su papel en la compañía en 2004. Los documentos de la NSA describen TITANPOINTE que contiene “interruptores de puerta de enlace externos” y estado que tiene un “acceso RIMROCK.” RIMROCK es un nombre en clave de la NSA para los conmutadores 4ESS.

documentos de la NSA también revelan que una de las funciones del TITANPOINTE es llevar a cabo la vigilancia como parte de un programa llamado SKIDROWE, que se centra en la interceptación de las comunicaciones por satélite. Eso es un detalle particularmente sorprendente, porque en el techo del 33 Thomas Street hay una serie de antenas parabólicas. los registros de la Comisión Federal de Comunicaciones confirman que el 33 Thomas Street es el único lugar en la ciudad de Nueva York, donde AT & T tiene una licencia de la FCC para estaciones terrenas de satélite.

026V9767-alto-res-ediciónplan de diseño para la torre piso equipos mecánicos a los 33 Thomas Street.

ÉL HOMBRE DETRÁS del diseño de la calle 33 Thomas, John Carl Warnecke, fue uno de los arquitectos más prominentes en los EE.UU. entre los años 1960 y 1980.

proyectos de alto perfil de Warnecke incluyen diseños que producen para la Academia Naval de Estados Unidos en Maryland, el edificio de oficinas Hart del Senado en Washington, DC, y el Capitolio del estado de Hawaii. En 1962, la administración del presidente John F. Kennedy encargó Warnecke para preservar y edificios reestructurar en la plaza Lafayette, frente a la Casa Blanca. Y tras el asesinato de Kennedy, se le pidió Warnecke para diseñar llama y eterna tumba del presidente en el cementerio nacional de Arlington. Él también ayudó a construir un nuevo complejo de la embajada en Washington por la Unión Soviética, en la que los soviéticos afirmaron que encontraron equipos de escucha incrustado en las paredes.

Pero no eran sólo los gobiernos que confiaron Warnecke – que murieron en 2010, 91 años de edad – con grandes proyectos de construcción. Cultivó una estrecha relación con las empresas de telecomunicaciones, también, posiblemente ayudado por lazos familiares a la industria. padre-en-ley de Warnecke había sido director en el Pacific Bell, una subsidiaria de AT & T con sede en California. En la década de 1960, se le pidió Warnecke para diseñar un edificio central telefónica para Pacific Bell en Oakland. Él posteriormente recibirá una serie de otras comisiones principales de AT & T: Aparte de la construcción 33 Thomas Street, que también diseñó una central telefónica en Williamsburg, Brooklyn, y con una línea de AT & T en Bedminster, Nueva Jersey.

Algunos de los dibujos arquitectónicos originales de Warnecke para 33 Thomas Street están etiquetados como “Proyecto X” Se denomina alternativamente como el edificio de Broadway. Sus planes describen la estructura como “un rascacielos para ser habitada por las máquinas” y dicen que fue “diseñado para albergar a las largas colas de equipo telefónico y para protegerlo y a su personal operativo en caso de ataque atómico.” (En el momento en el edificio fue encargado y construido, en medio de la Guerra Fría, hubo temores genuinos en los EE.UU. sobre la posibilidad de un asalto nuclear soviético.)

026V0261-editCroquis de la plaza en la calle 33 Thomas.

No está claro cuántas personas trabajan en 33 Thomas Street hoy, pero los planes originales de Warnecke declaró que sería proporcionar alimentos, agua y saneamiento para 1.500 personas. También sería almacenar 250.000 galones de combustible para los generadores de energía, lo que permitiría que se convierta en una “ciudad autónoma” durante dos semanas en el caso de un fallo de alimentación de emergencia. Los planos del edificio de la demostración de que era para incluir tres niveles subterráneos, incluyendo una bóveda por cable, donde probablemente entraba y salía del edificio de debajo de bulliciosas calles de Manhattan cables de telecomunicaciones.

Después de su construcción, el estilo inusual de 33 Thomas Street llamado mucho la atención. Su aspecto oscuro, algo distópica contrasta dramáticamente con otros edificios en el bajo Manhattan. Sin embargo, resultó ser popular, especialmente entre los amantes de la arquitectura.

En un 1982 pieza en el New York Times, crítico de arquitectura Paul Goldberger alabó 33 Thomas Street como “una de las pocas piezas de la vecindad de la buena arquitectura moderna”, añadiendo que “se funde con su entorno más gracia que lo hace cualquier otro rascacielos en esta área “.

“Otros edificios de la empresa telefónica de esa época, diseñados exclusivamente para el equipo, todos se ven como cajas horribles”, dijo Goldberger a La intercepción. “Éste tiene un encanto de su propia a si mismo…. Hay algo en esa forma. Uno lo ve y no lo ve al mismo tiempo “.

026V9229-1Las antenas parabólicas en la parte superior de la calle 33 a Thomas. En TITANPOINTE, un programa llamado SKIDROWE intercepta las comunicaciones por satélite.Foto: Henrik Moltke

N 1975, JUSTO un año después de que se completó la construcción de la calle 33 a Thomas Warnecke, la NSA se vio envuelto en uno de los mayores escándalos de la historia de la comunidad de inteligencia de Estados Unidos.Tras las revelaciones acerca de las operaciones de vigilancia nacionales dirigidas a los activistas contra la guerra de Vietnam, un comité especial del Congreso comenzó a investigar los presuntos abusos.

La investigación, dirigida por el senador demócrata Frank Church, publicó sus resultados en abril de 1976. Se llegó a la conclusión de que las agencias de inteligencia de Estados Unidos habían “invadido la privacidad individual y violó los derechos de reunión y de expresión política legítima.” Los programas de vigilancia operados por la NSA a través de este periodo , se reveló más tarde, se había dirigido a “terrorista doméstico y extranjeros radicales” sospechosos, incluyendo una serie de eminentes americanos, tales como los líderes de los derechos civiles Martin Luther King y Whitney Young, el boxeador Muhammad Ali, columnista del Washington post Art Buchwald, y Nuevas York Times periodista Tom Wicker.

El comité de la iglesia recomienda que los nuevos y más estrictos controles pueden colocar en la recogida de información. Y en 1978, el Congreso aprobó la Ley de Vigilancia de Inteligencia Exterior, que el ejecutivo para solicitar órdenes de espiar las operaciones de un tribunal de nueva formación.

Screen-Shot-11/11/2016-at-16.59.11Diagramas que muestran el equipo controlado por la NSA en el interior TITANPOINTE.Documento: NSA

A través de este tiempo tumultuoso para espías estadounidenses, la NSA estableció un nuevo programa de vigilancia bajo el nombre de código LISONJA, que se expuso por primera vez en una diapositiva filtrada-Snowden publicado en 2013. De acuerdo con un documento inédito proporcionado a la intersección por Snowden, era LISONJA establecido a principios de 1970 y, a mediados de 2013, siendo una de las iniciativas más importantes de la agencia.

LISONJA aprovecha “asociaciones comerciales” con el fin de “acceder y explotar la inteligencia extranjera obtenida de las redes globales”, losestados de documentos . Se lleva a cabo “aproveche” de vigilancia – un término que se refiere a la colección mayor parte de su contenido y de metadatos – en seis categorías diferentes: la contra proliferación, lucha contra el terrorismo, diplomáticos, económicos, militares y políticos.

A partir de julio de 2010, la NSA había obtenido al menos 40 órdenes judiciales para espiar en el marco del programa de Blarney, lo que permite a la agencia para controlar las comunicaciones relacionadas con varios países, empresas y organizaciones internacionales. Entre los objetivos aprobados fueron el Fondo Monetario Internacional, el Banco Mundial, el Banco de Japón, la Unión Europea, las Naciones Unidas, y al menos 38 países diferentes, incluyendo aliados de Estados Unidos como Italia, Japón, Brasil, Francia, Alemania, Grecia , México, y Chipre.

El programa era la principal fuente de la NSA de recolección de datos en virtud de la Ley de Vigilancia de Inteligencia Exterior, un documento de abril de 2013 da a conocer, y la información obtenida de las comunicaciones el interceptado era un principal contribuyente a la rueda de prensa diaria del presidente.

En particular, TITANPOINTE ha jugado un papel central en las operaciones de LISONJA. documentos de la NSA fechados entre 2012 y 2013 la lista de las instalaciones de vigilancia TITANPOINTE entre los tres de “lugares centrales” de Blarney y lo describen como “sitio de Blarney en Nueva York.” Equipo alojado en TITANPOINTE se ha utilizado para controlar las llamadas telefónicas de larga distancia internacionales, fax, voz que enrutan las llamadas por Internet (conocido como Voz sobre IP), videoconferencia, y el resto del tráfico de Internet.

En uno de los casos que pueden haber participado 33 Thomas Street, los ingenieros de la NSA con el programa LISONJA trabajaron para espiar a los datos de una conexión al servicio de la misión de las Naciones Unidas en Nueva York. Esto resultó en el espionaje “recogida en contra de la dirección de correo electrónico de la General de la ONU que lleva la misión de observación en Siria”, dijo una nota de abril de 2012.

Mogens Lykketoft, ex presidente de la asamblea general de la ONU, criticó la vigilancia. “Este tipo de actividades de espionaje son infracciones totalmente inaceptables de confianza en la cooperación internacional”, dijo a la intersección.

skidrowe-keyscoreLogotipo para las comunicaciones por satélite SKIDROWE programa de explotación de la NSA.

En el sitio TITANPOINTE, el equipo NSA se almacena dentro de una habitación segura, conocida como “Information Facility Compartmented sensible.” Alto secreto diagramas fecha de abril de 2012 muestran que dentro del espacio seguro que hay “NSA controlada” los equipos relacionado con los routers de su “socio de acceso”, en referencia a AT & T. De datos de Internet interceptado se recogió de la “columna vertebral”, entonces procesado en TITANPOINTE, antes de pasar a la NSA para su almacenamiento. Las llamadas telefónicas que fueron interceptados fueron recogidos de “interruptores de puerta de enlace externos” de TITANPOINTE antes de ser encaminado a través del socio “procesador de llamadas.” Luego fueron enviados a la sede de la NSA en Maryland a través de una interfaz compartida con la pareja.

Gran parte de la vigilancia llevada a cabo en TITANPOINTE parece implicar llamadas de seguimiento y otras comunicaciones a medida que se envían a través de los cables de teléfono y de datos internacionales de AT & T. Sin embargo, el sitio tiene otras capacidades a su disposición. documentos de la NSA indican que también está equipado con una potente antena de satélite – probablemente los que están situados en el techo del 33 Thomas Street – que controlan la información transmitida a través del aire.

El  SKIDROWE  programa de espionaje se centra en forma encubierta la aspiradora de seguridad de datos a Internet – conocido como “inteligencia de red digital” – ya que está pasando entre los satélites extranjeros. Los datos recolectados a continuación, se hace accesible a través xkeyscore, un sistema de vigilancia de masas como la de Google que los empleados de la NSA utilizan para buscar a través de enormes cantidades de información acerca de los correos electrónicos de la gente, chats, llamadas de Skype, las contraseñas y las historias de navegación por Internet.

Fletcher Cook, un portavoz de AT & T, dijo a la intercepción de que la compañía no “permite ninguna agencia gubernamental para conectarse directamente al o controla nuestra red para obtener información de nuestros clientes. Más bien, simplemente responder a las peticiones gubernamentales de información con arreglo a órdenes judiciales u otros procesos obligatorios y, en casos raros, sobre una base legal y voluntaria cuando la vida de una persona está en peligro y el tiempo es la esencia, al igual que en una situación de secuestro. ”

Cocine añadido que los representantes de la NSA “no tienen acceso a cualquier sitio seguro o espacio dentro de nuestra parte propiedad del edificio 33 Thomas Street.” Cuando se pulsa sobre si cualquier habitación de madera dentro 33 Thomas Street contiene equipos usados para los propósitos de vigilancia de la NSA, un AT & T portavoz señaló un 1,983escritura y la  declaración  presentada en la ciudad de Nueva York que indica que la compañía predecesora de Verizon mantiene la propiedad de tres plantas y un sótano en el edificio. El Departamento de Finanzas de la Ciudad de Nueva York dijo que la compañía predecesora tiene una servidumbre de paso por el espacio y paga impuestos de servicios públicos, pero insistió en que AT & T es propietaria de todo el edificio. El portavoz de AT & T declinó hacer más comentarios.

documentos de la NSA no afirman que puede “conectarse directamente a” o “modos poseedor de” redes de AT & T, pero, hacen evidente que la agencia ha colocado su propio equipo en el interior de TITANPOINTE para aprovechar las llamadas telefónicas y datos de Internet. Puede darse el caso de que el cuarto de seguridad donde está instalado el equipo está supervisado por los propios ingenieros o técnicos de AT & T que tienen una autorización de seguridad. Uno de los documentos de la NSA fecha a partir de marzo de 2013 y sugiere una relación tal, señalando que los “sitios corporativos”, la agencia recoge datos de “a menudo son controlados por el producto, que filtra las comunicaciones antes de enviarlo a la NSA.”

Al igual que en 1983, AT & T no puede estar completamente solo en el 33 Thomas Street. A principios de este año, un técnico que trabaja en el edificio – que no quiso ser identificado porque no estaba autorizado a hablar con los medios de comunicación – dijo a la intercepción de que un puñado de empleados de Verizon se basa todavía en el interior. Sin embargo, los documentos de la NSA no sugieren que Verizon está implicado en la vigilancia en las instalaciones de TITANPOINTE, y en su lugar sólo apuntan a la participación de AT & T. Verizon declinó hacer comentarios para este artículo.

000004La entrada a 33 Thomas Street.Fotograma de “Proyecto X”

T & T ESTÁ LEJOS de ser la única empresa que tiene una relación con la NSA. La agencia ha establecido lo que denomina “asociaciones estratégicas” con más de 80 empresas. Sin embargo, algunas empresas son más cooperativas que otros.

Históricamente, AT & T siempre ha mantenido estrechos vínculos con el gobierno. Un buen ejemplo de esto se produjo en junio de 1976, cuando un subcomité del Congreso sirvió de AT & T con una citación exigiendo que entregue información sobre su supuesta participación en las escuchas telefónicas ilegales del FBI de las llamadas telefónicas. El presidente Gerald Ford intervino personalmente para bloquear la citación, indicando que AT & T “ha sido y es un agente de los Estados Unidos actuando bajo contrato con el Poder Ejecutivo.” Ford dijo que la compañía estaba en una “posición única” con respecto al teléfono y otras comunicaciones de líneas en los EE.UU., y por lo tanto habían sido “necesaria para el Poder Ejecutivo a confiar en sus servicios para ayudar a adquirir cierta información necesaria para la defensa nacional y la política exterior.” los datos solicitados por el comité no podían compartida, Ford afirmó , ya que podrían exponer a “información de inteligencia y contrainteligencia extranjera extremadamente sensible.”

En décadas más recientes, como el New York Times y ProPublica informaronel año pasado, AT & T ha permitido a la NSA para acceder a miles de millones de mensajes de correo electrónico, mostrando lo que la agencia denomina su “voluntad extrema para ayudar.” Estas revelaciones fueron prefiguradas en 2006 por acusaciones formuladas por Marcos Klein, ex técnico de AT & T. Klein dijo que la compañía había mantenido una “habitación segura” en una de sus oficinas en San Francisco, que estaba equipado con equipo de control de comunicaciones aparentemente utilizado por la NSA para aprovechar el tráfico teléfono e internet.Reclamaciones de Klein formaron la base de una demanda presentada por la Electronic Frontier Foundation, en nombre de los clientes de AT & T ( Jewel v. NSA ), que sigue en curso en la actualidad.

Mark-NYC-ATT-1988_2Marcos Klein en 33 Thomas Street en 1988. Klein trabajó como empleado de AT & T en ese lugar durante 10 años.Foto cortesía de la marca Klein

Coincidentemente, entre 1981 y 1990, Klein también trabajó para AT & T en 33 Thomas Street. “No estaba al tanto de cualquier presencia NSA cuando yo estaba allí, pero tenía una sensación espeluznante sobre el edificio, porque sabía acerca de la estrecha colaboración de AT & T con el Pentágono, que va camino de vuelta”, dijo a la intersección. Cuando se presentan con los detalles de enlace 33 Thomas Street para TITANPOINTE de la NSA, Klein ha añadido: “No me sorprende. Obviamente es una gran instalación. … Si usted está interesado en hacer la vigilancia, que es un buen lugar para hacerlo. ”

De acuerdo con los documentos de Snowden, AT & T ha instalado equipos de vigilancia en por lo menos 59 sitios de Estados Unidos. Y en un día determinado, los empleados de la NSA pueden estar trabajando en las instalaciones de la empresa. memorandos clasificados fecha a partir de abril 2013 describen uno a cuatro días despliegues de personal técnico de la NSA a TITANPOINTE y otros edificios. La mayoría del personal de AT & T en estos lugares, sin embargo, es poco probable que tenga conocimiento de la presencia de la agencia. se alienta al personal de la NSA que llevar ropa que les hacen “se mezclan con el medio ambiente.” Incluso la compañía de alquiler de coches a la agencia utiliza para sus viajes a las instalaciones de AT & T se mantiene en la oscuridad. “Algunos miembros del personal son conscientes de la relación del FBI”, afirma la guía de viajes de la agencia “, pero [que] no tienen conocimiento de la participación de la NSA.”

Este artículo es el resultado de un proyecto conjunto entre la presentación de informes y el intercepto campo de visión. “Proyecto X”, un campo de visión documental dirigido por Henrik Moltke y Laura Poitras, se proyectará en la IFC Center comenzando el 18 de noviembre

Documentos publicados con esta historia :

libro sitio LISONJA

libro sitio FAIRVIEW

diagramas de flujo de datos FAIRVIEW Abril de 2012

Fuente Operaciones Especiales descripción corporativa

LISONJA informe de abril de 2013

Información general del programa LISONJA

programa SKIDROWE

fuente:https://theintercept.com/2016/11/16/the-nsas-spy-hub-in-new-york-hidden-in-plain-sight/


“La causa AMIA se usó como moneda de cambio”

cafiero_marioMario Cafiero habla sobre nisman y la imputación a irán

Por Lázaro Llorens

Luego de su muerte, el fiscal Alberto Natalio Nisman se convirtió para algunos en un mártir del poder. Sin embargo, durante años, y en absoluto silencio, hubo voces que cuestionaron su desempeño al frente de la UFI-AMIA, sosteniendo que sus investigaciones, en las cuales intervino el ex espía Antonio Stiuso, tenían como propósito justificar un ataque militar a Irán por parte de Estados Unidos e Israel.

Una de estas voces fue la del ex diputado Mario Cafiero, hijo del histórico dirigente peronista Antonio Cafiero, miembro de UNEN, quien en el 2007 cuestionó duramente el dictamen del fiscal Nisman con el cual imputó a Irán por carecer absolutamente de pruebas. “En el 2007 estudiamos y revisamos el pseudo dictamen del fiscal Nisman y sustentamos que oscilaba entre el ridículo y la falta de pruebas”, rememoró Cafiero ante Veintitrés. Además, resaltó los intereses geopolíticos que hoy existen detrás de la denuncia de Nisman, critica al Gobierno por sus ambivalencias con Irán, y defiende el fallo desestimatorio del juez Daniel Rafecas.

–Tras la muerte del fiscal Nisman, el tema de la causa AMIA parece haberse enturbiado. Reina en la sociedad el descreimiento. ¿Por qué?

–La causa AMIA estuvo enturbiada desde el principio por presiones políticas y geopolíticas. En lugar de buscar la verdad, para poder castigar a los asesinos terroristas, se negoció, se renunció a la soberanía judicial, y se “tercerizó” la investigación en agencias de inteligencia externas como el Mossad y la CIA que sesgaron hacia Irán la responsabilidad del atentado. Además, la Justicia argentina actuó sin independencia ni profesionalismo. Ni siquiera sabemos cómo fue el atentado, ya que hay enormes dudas sobre la existencia misma de la famosa Trafic con explosivos. ¿Cómo podemos hacer una acusación seria de las responsabilidades políticas si no tenemos las pruebas de las responsabilidades directas? El caso de la AMIA es quizás el más revelador de la impunidad reinante.

–En relación con las injerencias extranjeras, la semana pasada el primer ministro de Israel, Benjamín Netanyahu, ante el Congreso de Estados Unidos, denunció que fue Irán quien voló la embajada de Israel y la AMIA. ¿Para qué lo hizo?

–Ni siquiera el Departamento de Estado de los Estados Unidos responsabiliza a Irán como autor de esos atentados. Sabemos que Israel e Irán mantienen un durísimo enfrentamiento geopolítico, ahora mucho más conflictivo y candente por el programa nuclear iraní. Las acusaciones de Netanyahu hay que ponerlas en ese contexto y en el de su candidatura en las próximas elecciones israelíes. La política de Israel de demonizar a Irán está fracasando. Decía Napoleón que no se podía hacer política sin mirar el mapa. Estados Unidos, Europa, Rusia y China miran el mapa y ven que ante el desafío del fundamentalismo del ISIS, aparece Irán como un factor de estabilización.

–Netanyahu también señaló que de firmar Estados Unidos e Irán un acuerdo de desarme nuclear, Israel atacaría solo a Irán. ¿Esta aseveración está vinculada con las causas de la AMIA y de la embajada?

–Netanyahu busca apoyo a sus planes de ataque a Irán para frenar el plan nuclear iraní. En realidad lo que quiere es frenar la creciente influencia persa en Medio Oriente, que relegaría geopolíticamente a Israel. Necesita agitar el fantasma del peligro de un holocausto nuclear para que el ataque sea considerado preventivo en legítima de defensa. Para darle mayor legitimidad a ese plan de ataque Netanyahu acusa a Irán por los ataques a la embajada y la AMIA en la Argentina. En este tenebroso conflicto nos han metido los dirigentes argentinos que renunciaron a la soberanía, también el plano judicial.

–En el 2006 Nisman imputó a altísimos funcionarios iraníes por el atentado a la AMIA, algo que usted rechazó. ¿Por qué?

–En el 2007 estudiamos y revisamos el pseudo dictamen del fiscal Nisman y sustentamos que oscilaba entre el ridículo y la falta de pruebas. Sostuvimos allí, hace ocho años, que si había pruebas para sostener que la plana mayor iraní había ordenado el atentado a la AMIA, había que recurrir al Consejo de Seguridad de la ONU y no continuar con una causa penal. Pero ese camino no se tomó, porque las pruebas siempre fueron tan endebles que la Argentina podía quedar nuevamente en ridículo. De hecho, tiempo después, la Argentina tuvo que indemnizar al ex embajador iraní Hadi Soleimanpour por su detención en Londres.

–También en el 2006, usted, el dirigente Luis D’Elía y el sacerdote Luis Farinello viajaron a Irán, lo que desató una polémica. ¿A qué fueron?

–Mi viaje a Irán fue por invitación de la Cancillería persa a una conferencia internacional en Teherán por la paz, que se organizó en marzo de 2007, ante el inminente ataque militar que Bush quería lanzar sobre Irán. Se me criticó mucho por el viaje. No me arrepiento en absoluto. Mi posición fue que Irán debía responder a las acusaciones judiciales en la Argentina. Pero los iraníes dejaron con displicencia avanzar las acusaciones, tal vez entendiendo que si había que arreglar algo era con Estados Unidos, que era quien fogoneaba desde atrás la causa AMIA y no con la Argentina que era su títere.

–Otro punto polémico fue el papel que dsempeñó el espía Antonio Stiuso, cercano a Nisman, en la causa. ¿Sabe cuál era su trabajo? 

–Sólo tengo la información que salió en todos los medios. Que fue Néstor Kirchner quien puso a Stiuso a trabajar con Nisman. Y que el poder de Stiuso derivaba de su alineación con la CIA y el Mossad.

–A pesar de todas las irregularidades que relata, tras la muerte del fiscal Nisman, los grandes medios y muchos funcionarios judiciales lo muestran como un mártir del poder, casi un héroe. ¿Cómo lo calificaría usted?

–Lamento su muerte, como la de todo ser humano. Ahora hay una feroz disputa mediática para demostrar que no fue un suicidio sino un homicidio. Porque esto último lo inmortaliza e inmuniza su labor. Pero su actuación como fiscal es muy criticable. Nisman actuó políticamente y no profesionalmente al abrazar sólo la culpabilidad iraní y desechar otras pistas, sirviendo a determinados intereses. Los dos dictámenes contradictorios que Nisman dejó guardados en su caja fuerte dejan muchas dudas. Una componenda tipo “si no vas a la ONU, te acuso de encubrimiento”. Justo cuando Netanyahu lo necesitaba…

–Y en relación con la denuncia de Nisman, ¿qué piensa usted del memorándum con Irán?

–No fue congruente acusar a Irán en la ONU de cómplice del terrorismo y luego armar una “comisión de la verdad” con quien al mismo tiempo se acusaba. Tampoco fue conveniente negociar con un gobierno saliente como el de (Mahmoud) Ahmadinejad. El memorándum fue un fracaso diplomático, jurídico y político. ¿Cuándo (Héctor) Timerman se va a hacer cargo de ello?

–¿Y por qué el Gobierno pegó este volantazo?

–La causa AMIA se usó como moneda de cambio en política exterior. Este es el hilo conductor a analizar. Empezando con Menem, quien para tener apoyo de Estados Unidos pactó todo con ellos, hasta lo de la AMIA. De nada sirvió, porque cuando sobrevino la crisis del 2001 nos tuvimos que arreglar solos. Despechados, boicoteamos el ALCA en el 2004. Pero como se arrastraba un mal arreglo de la deuda, al poco tiempo necesitaron amistarse con los mercados y por lo tanto con los Estados Unidos. Entonces los Kirchner pusieron a Stiuso y Nisman a trabajar para acusar a Irán, con pistas de la CIA. Y nos metieron de nuevo en el conflicto de Medio Oriente.

–¿Pudo leer la denuncia contra la Presidenta?

–No soy abogado, pero el fallo desestimatorio del juez Daniel Rafecas parece contundente.

fuente:http://stripteasedelpoder.com/2015/03/la-causa-amia-se-uso-como-moneda-de-cambio/


 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: